Skip to main content

Los planes de carrera son equivalentes a un plan de negocios, pero para uno mismo.

Las personas estamos en continuo cambio, y tener un plan de carrera fijado nos permite ver, con el tiempo, si el camino que estamos recorriendo se ajusta a nuestra visión de futuro.


¿Qué es un plan de carrera?

Un plan de carrera es un roadmap para tu carrera profesional. Si hacemos el símil con un negocio, sería el equiparable a un plan de negocios. Es definir dónde quieres verte en los próximos años, dónde quieres llegar, y desde ahí, desarrollar un plan de acción que te permita alcanzar esa meta. En el plan de carrera se definen las habilidades y conocimientos que se necesitan adquirir para seguir avanzando y creciendo, que nos permitirán alcanzar nuestra meta.

En las organizaciones, los planes de carrera son proyectos de formación que se pactan con el empleado, donde se establecen unas metas y compromisos, por ambas partes, y se valora la trayectoria de los empleados.  Son solo uno de los muchos ejemplos que podemos encontrar como acciones para motivar y aumentar la implicación de los trabajadores, mejorando sus capacidades y fomentando la retención de talento. Permite generar cierta fidelización del empleado con la compañía, y favorece la promoción interna.

“La promesa de una formación útil y de calidad es un gran incentivo, para mantener la motivación de los equipos”


Razones por las que necesitas un plan de carrera:

  • Las personas estamos en constante cambio: nuestros valores, creencias y competencias cambian con los años. Tener un plan de carrera nos permite comprobar si lo que estamos haciendo está alineado con la visión de futuro que tenemos, o por el contrario, nos hemos desviado de ésta.
  • Te permite tener una visión clara de a dónde quieres llegar, qué dirección quieres tomar en tu desarrollo profesional.  Y de esa forma identificar esos gaps entre tu situación actual y lo que quieres conseguir, para poder avanzar con eficacia. Tener claro qué necesitas para desarrollarte, y de esta forma, dar conciencia a esas necesidades, y aprovecharlas oportunidades que se presenten.
  • Son una gran oportunidad para recibir formación de calidad, útil para tu desarrollo profesional. Las nuevas aptitudes y competencias te abren oportunidades, como la de postular a mejores posiciones dentro de tu actual empresa, o incluso, nuevos puestos. La sensación de sentirse valorado e integrado genera una sensación de satisfacción. Y esto, genera un efecto dominó que repercute irremediablemente a la propia empresa en sí. Unos empleados formados, satisfechos y motivados desempeñarán mejor sus labores y favorecerán al rendimiento general de la compañía.

Cómo diseñar tu plan de carrera:

Para fomentar la participación en los planes de carrera, es adecuado contar con una cultura de participación, transferencia de conocimientos, en la organización.

  • Valora la situación laboral actual. Piensa qué aspectos te agradan, cuáles te gustaría cambiar. Qué tareas no te gustan. Cómo te sientes a nivel general en el trabajo, y qué debería cambiar para estar mejor.
  • Definir el puesto a desempeñar en el futuro. Tener claras las habilidades necesarias para desempeñar, es la base para construir el plan de carrera que cumpla con las necesidades que podríamos tener.
  • Fija los objetivos del plan de carrera: identifica las necesidades de la empresa para que ese puesto se desempeñe de forma óptima. Luego, define objetivos de formación, destinados a suplir las deficiencias de la plantilla. Una evaluación del desempeño nos ayuda a observar el rendimiento y analizar puntos fuertes y áreas de mejora. Deberían ser objetivos, tanto a corto, medio y largo plazo, reales, teniendo en cuenta competencias actuales, intereses, talento y puntos fuertes, así como las debilidades. Por último, establece un plazo de tiempo para cada objetivo. Para cada objetivo, desglosa qué acciones puedes realizar para llegar a su consecución. Quizás pueda ser realizar una formación particular, o recibir un proceso de coaching que permita trabajar sobre algún aspecto en concreto.
  • Definir métodos de evaluación, para poder valorar si se están cumpliendo los objetivos. Es recomendable revisar el plan de acción de forma periódica, cada año por ejemplo, para analizar qué se ha conseguido y si se va por buen camino.

En CORAOPS te ofrecemos planes de carrera, si eres Coach Profesional, o tienes un puesto directivo y trabajas bajo un modelo líder coach: el PDPC o Programa de Desarrollo Profesional CORAOPS.

Este programa se estructura en un itinerario de cursos superiores y de especialización, basados en el coaching ejecutivo, el coaching sistémico de equipos, el agile coaching y de innovación y el coaching para el bienestar. Se desarrollan las competencias necesarias para que los participantes puedan trabajar de forma productiva en establecer una visión corporativa, retos y necesidades estratégicas junto a la transformación de personas, la cultura corporativa y el negocio. Por tanto, se facilita el cambio o la evolución de un mindset empresarial específico a través de los principios, valores, competencias, herramientas y modelos para encaminarse a un propósito individual o sistémico.

Si quieres conocer más sobre Planes de Carrera y nuestro PDPC, contacta con nosotros.

Deja tu comentario