Comunicación asertiva para nuestro día a día

Comunicación asertiva para nuestro día a día
08/10/2019 CORAOPS

Todos los días de nuestra vida deberíamos hacer mayor hincapié en una comunicación asertiva. La comunicación, en términos simples, es la forma en la que transmitimos un mensaje entre emisor y receptor. Así, hablar de comunicación asertiva es referirnos a una actitud en el acto comunicativo donde la persona se expresa desde el respeto a su interlocutor de una forma clara y pausada.

Comunicación asertiva para nuestro día a día

Como en todos los aspectos de nuestra vida, hay personas más abiertas a este tipo de actitud y otras a las que le cuesta más. En cualquier caso, existen técnicas para trabajar la comunicación asertiva.

Características para una comunicación asertiva efectiva

El impacto de la comunicación asertiva en las relaciones emocionales, profesionales y laborales alcanza unos niveles importantes. Es preciso tener en cuenta ciertas características que facilitan una relación interpersonal óptima con nuestro interlocutor:

      • Mirar a los ojos a la persona con la que hablamos. Mostramos interés y aumenta la confianza.
      • Observar nuestros gestos y aprender a controlarlos ya que la comunicación no verbal cobra importancia.
      • Escuchar nuestros niveles de voz. Modularla de buena forma nos hace ser más convincentes.
      • Analizar, en la medida de lo posible, cuánto tiempo escuchamos y cuánto tiempo somos escuchados para aumentar receptividad e impacto.
      • Observar la calidad de nuestras intervenciones.

Comunicación asertiva para nuestro día a día

Importancia de la asertividad en el trabajo

Trabajar la asertividad en ambiente de trabajo es fundamental. Sobre todo en empleos en contacto con el público debe ser una tarea obligada.

La comunicación asertiva es esencial para dirigirnos a un cliente o entre los propios compañeros de trabajo. Tengamos en cuenta que es la mejor manera de interactuar con otra persona sin que se sienta agredida.

Usando esta técnica también facilitamos que el mensaje se asuma mejor y de manera más clara y precisa. En consecuencia, hablar y exponer argumentos con claridad y seguridad respetando al otro, genera una percepción de respeto y credibilidad ante las indicaciones que vamos a dar al cliente con el que nos comuniquemos.

Resulta muy interesante tomar conciencia de una buena autoestima antes de enfrentarnos a cualquier situación ya sea laboral o personal. Esto hará que la persona que tenemos enfrente se muestre cooperativa y nos comunique sus propios pensamientos, dudas u opiniones.

Comunicación asertiva para nuestro día a día

¿Es posible una comunicación asertiva activa y empática?

Por supuesto. La escucha activa implica captar el mensaje al completo e interpretarlo poniéndonos en el lugar de nuestro interlocutor. Lo que no quiere decir que siendo empáticos tengamos que estar de acuerdo o compartir su opinión. Esto hará que, si no estamos de acuerdo, sepamos mostrar oposición sin generar una disputa. ¿Cómo logramos esto?:

          • Con respuestas mínimas: Mientras escuchas, usar palabras que muestren que nos gustaría que continuase con la conversación.
          • Reflejando sentimientos: la atención se indica haciendo ver los sentimientos que la persona ha expresado. Por ejemplo a la intervención “estoy cansado de llamar y no obtengo solución”, responder: “por lo que me dice, está usted disgustado”.
          • Repitiendo palabras o frases clave: la persona suele usar palabras o frases que podemos repetir en especial si ha expresado varias ideas a la vez.
          • Preguntando o afirmando con respuesta abierta: Esto hace que la conversación continúe. Si queremos tener más información sobre un tema concreto resulta útil repetir la frase clave. Así, damos a la persona la oportunidad de expresarse más. Podemos usar frases como “¿desearía comentarme algo más sobre esta cuestión?”