¿Eres líder o seguidor?

¿Eres líder o seguidor?
08/05/2019 Maite Gómez Checa

¿Sabías que para ser un gran líder has de saber ser un inteligente seguidor y que al primero que has de liderar es a ti mismo?

Nuestro cerebro es un órgano que ha aprendido a lo largo de los años la importancia de la unión, ya que la evolución humana depende en gran medida de las alianzas y proyectos que han ido surgiendo en comunidad.

Y si bien nuestra sociedad occidental se ha encaminado en los últimos siglos a la individualización, hoy estamos en una era en la que la cooperación vuelve a recobrar su relevancia y logra unir las más diversas disciplinas con el propósito de facilitar el día a día y alcanzar objetivos mayores.

¿Eres líder o seguidor?

El poder de las neurociencias

Este es el caso, sin ir más lejos, de las neurociencias, distintas ciencias que estudian el cerebro y el sistema nervioso y se aúnan con el fin de crear una visión holística sobre el ser humano y su potencial mental.

Según las investigaciones del renombrado catedrático Martín Loeches la influencia de las palabras emocionales, como halagos e insultos, influyen en la activación cerebral y tienen un gran impacto en nuestra toma de decisiones, llegando a alterar nuestro comportamiento y nuestro estado de ánimo.

¿Eres líder o seguidor?

En nuestro pasado Neurotraining sobre “Motivación y Neuroliderazgo” abordábamos además la temática de la recompensa por el trabajo realizado, no desde la perspectiva del sistema dopaminérgico, que premia con regalos y ascensos materiales, sino desde el ángulo del reconocimiento social que activa – entre otros – la liberación de serotonina y oxitocina, y que transmite una sensación de felicidad más duradera y sostenible.

El sistema dopaminérgico nos motiva, pero al mismo tiempo puede llevarnos a conductas adictivas, mientras que la liberación de oxitocina nos lleva más bien a una sensación de seguridad y confianza que fomenta comportamientos favorables en las relaciones interpersonales, lo que da como resultado una mayor motivación en el equipo, menor grado de deshonestidad, un aumento en la implicación por el proyecto en común que se esté llevando a cabo, mayor apoyo mutuo y mayores probabilidades de éxito a nivel personal y profesional.

Tanto desde el rol del seguidor inspirado, como en el caso del líder, el reconocimiento social es clave a la hora de ser eficiente y conseguir grandes propósitos.

 

Nieves Pérez, CEO de ANE Internacional