Skip to main content

La crisis del modelo de gestión actual y de la figura de autoridad del directivo/gerente/jefe – donde el modelo se basaba en la autoridad formal-, no está respondiendo a las necesidades de la empresa y de la sociedad. Aquí es donde surge la necesidad de una nueva figura de la mujer trabajadora, dotada de una capacidad especial para desarrollar las nuevas habilidades y competencias que se exigen en el entorno actual.

¿Quién decide, tú o tus creencias? Coaching Ejecutivo

Este nuevo modelo de gestión apunta a que las mujeres gestoras del futuro deberán poseer las competencias de un coach para ser capaces de obtener altos niveles de desempeño personal y entre los miembros de su equipo, entendiendo el coaching como herramienta clave para maximizar el potencial de la persona, liberar su talento y ayudar a conseguir unos resultados extraordinarios.

El coaching debe ser una herramienta clave para maximizar el potencial de las persona, liberar su talento y ayudar a conseguir unos resultados extraordinarios.

Vamos a imaginar dos mujeres ejecutivas. Una de ellas quiere tener todas las respuestas y sabe lo que es mejor para ti; te dice lo que tienes que hacer, cómo y cuándo; tiene tendencia a controlar; se muestra crítica contigo ante una tarea incorrecta, por ejemplo, diciéndote que eres un desastre y que nunca llegarás a promocionarte; intenta moldearte y convertirte en la persona que a ella le gustaría que fueses; y considera que hacer bien tu trabajo es tu responsabilidad y que si te felicita posiblemente bajes tu rendimiento.

La otra mujer ejecutiva sabe que no tiene todas las respuestas; te hace preguntas; te reta a que pienses por tí misma; presta atención a tus motivaciones; ante un error en tu tarea identifica junto contigo lo que ha ocurrido y te anima a buscar soluciones; delega en tí responsabilidades; te felicita si ha sido exitosa tu tarea y respeta tu manera de ser. En tu opinión, ¿cuál de las dos mujeres sería mejor líder?
En nuestra sociedad -donde la rapidez, la prisa y la búsqueda de resultados inmediatos imperan- dar las instrucciones y ofrecer uno mismo las soluciones es lo más utilizado por los ejecutivos. Sin embargo, se hace difícil que de esa manera las personas aprendan a buscar las soluciones por sí mismas.

La mujer profesional será vista por sus colaboradores como una líder coach si confía en su gente, les presta atención y dedica su tiempo para escucharles. Además, trasmitirá confianza si ve al otro como una persona y no solamente como un empleado, sin enjuiciarle y respetando sus ideas. Esta mujer líder coach habrá aprendido la importancia de escucharse a sí misma y a los demás y habrá desarrollado habilidades de comunicación donde antes de plantearse “qué voy a decir” y “cómo lo voy a decir”, reflexiona en el “para qué me sirve” lo que voy a decir.

Esta nueva mujer entenderá el feedback -la opinión de los demás- de manera constructiva, utilizándolo como herramienta de aprendizaje y mejora continua. Sabrá mirar la realidad desde distintos puntos de vista entendiendo la importancia de los estados de ánimo propios y los de su equipo a la hora de actuar y tomar decisiones. Identificará la importancia de establecer sus propios objetivos y la de sus colaboradores acompañándoles en su seguimiento, felicitándoles y celebrando los éxitos. Sobre todo, esta mujer se sentirá responsable de que todos los miembros de su equipo se desarrollen íntegramente como profesionales y como personas.

En mi opinión, el coaching aplicado a la mujer líder coach le dotará no sólo de un conjunto de herramientas y de competencias, como hemos visto, sino también de una nueva visión de cómo entender la gestión empresarial y de cómo vivir de una forma con la que podrá dirigir mejor su vida personal y profesional.

Artículo de Maite Gómez Checa, Socia Directora del Instituto CORAOPS, MCC por ICF. Publicado originalmente en Mujeres y Cía. 

Deja tu comentario

Close Menu

Reserva tu plaza

    Información básica de protección de datos

    Responsable del tratamiento: ICE COACHING SL- CIF B85238756. Finalidad de los tratamientos: Atender las consultas que nos pueda solicitar a través de los formularios en esta web. Enviarle comunicaciones comerciales de nuestros productos y/o servicios o de otros análogos de nuestros colaboradores. Periodo de conservación: Siempre que continúe existiendo interés en mantener las relaciones por ambas partes. Legitimación: Consentimiento del interesado. Interés legítimo. Destinatarios: No se realizan cesiones de datos, salvo obligación legal. Derechos de los interesados: Retirar el consentimiento, acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se informa en la información adicional.