Skip to main content

Otro mensaje a través del lenguaje es posible a la hora de entender las relaciones laborales.

La comunicación es la base de cualquier relación personal, es importante qué se dice y cómo se dice.

El lenguaje en las relaciones laborales

Me he permitido hacer una aproximación al lenguaje que se utiliza en el mundo del trabajo y tras una mínima profundización he tomado conciencia del largo camino que tenemos por delante como coaches. Al menos, así lo entiendo yo.

La importancia del lenguaje

¿Somos recursos o somos humanos?

Por empezar por lo más básico, la denominación más extendida de los estudios universitarios relacionados con las personas y las relaciones laborales es la de “Recursos Humanos”. Tan solo he encontrado una Universidad, en Madrid, que haya sustituido esa denominación por la de “Dirección y desarrollo de personas”.

Es frecuente también que en el mundo de la empresa se conceptúe a los empleados como “capital humano” o se refieran a ellos como su “mejor activo” o “factor trabajo”.

Capital Personas

Tanto la palabra “recurso” como estos tres últimos, son términos vinculados al lenguaje financiero, económico o mercantil y de aplicación impropia cuando se habla de personas.

Fundamentalmente, porque las posiciona al mismo nivel que otros recursos productivos de la empresa, lo que, a mi juicio, pudiera ser la primera invitación a “gestionar” a las personas de igual manera que al resto de recursos. Y además, este lenguaje despersonaliza y deshumaniza la figura del empresario, como si este, en verdad, no formara parte del colectivo humano de una empresa.

El lenguaje de los documentos profesionales

Otra reflexión me ha surgido tras realizar un breve análisis del Estatuto de los Trabajadores y algunos Convenios Colectivos.

El lenguaje en las relaciones laborales

Me sorprende que el lenguaje que se plasma en las normas básicas que regulan las relaciones laborales evoca un clima de enfrentamiento y rivalidad poco productivo para la convivencia armónica en el seno de las empresas. Y además, potencia la división de las personas entre clase trabajadora y clase empresarial.

Lenguaje enfrentado entre la dirección y los trabajadores

Se puede destacar que aunque en algunos textos se ha sustituido la denominación “Poder de dirección del empresario”, que sugería la dirección basada en el poder, por  la de “Facultades del empresario”, todavía siguen constando un número de obligaciones propias del ejercicio del poder que a unos y a otros les confieren las normas.

De una somera lectura de estos textos se puede presumir la desconfianza y la permanente sospecha que la aplicación de la normativa ha trasladado a las relaciones laborales. Hasta el punto que los protagonistas han de vigilarse entre sí, como así se expresa en numerosos artículos.

Encontramos frases como: “Inviolabilidad de la persona del trabajador”, “verificación del estado de la enfermedad, “el trabajador debe al empresario la diligencia y colaboración…” Posicionan a los protagonistas en un ámbito de desconfianza mutua y recelo permanentes, donde cada parte del contrato debe permanecer en alerta ante el presumible engaño de la otra.

Estos ejemplos son solo una mínima parte de lo que se podría descubrir en un análisis detenido de nuestra normativa laboral.

El lenguaje de las asociaciones

Pudiera ser que todavía las relaciones laborales no puedan ser entendidas de otra manera, pero yo prefiero creer que otro lenguaje es posible.

El lenguaje en las relaciones laborales

Un tercer ámbito, igualmente improductivo para las relaciones entre personas, es el lenguaje que utilizan los agentes sociales. Las asociaciones de empresarios y los sindicatos más representativos utilizan un lenguaje poco conciliador.

Basta con navegar por sus páginas web o escuchar los mensajes que lanzan en sus concentraciones para observar cómo posicionan al colectivo que dicen representar.

Te están quitando tus derechos”, “El empleo que nos dan es precario”. Se trata, sin duda, de explicaciones tranquilizadoras donde otros son los responsables de tu destino y de tus problemas y esos otros también son quienes tienen la obligación de solucionarlos. Y lógicamente, del mensaje se puede deducir que si los otros son los responsables de crear empleo, también lo son de su destrucción y de la calidad del mismo. Las organizaciones empresariales, por su parte, parecen haber admitido ese rol sin percibir cómo quedan posicionados los empresarios ante la sociedad.

Así las cosas, ¿por dónde empezamos? ¿Podemos imaginar cómo se entenderían las relaciones laborales si sus normas estuvieran redactadas con otro lenguaje más generativo? ¿Cambiarían los roles de sus protagonistas? Seguro que sí.

En cualquier caso, es gratificante creer que al final de este camino nos aguarda la restauración de valores como la confianza, la comprensión y el compromiso.

 
Artículo de Jesús Alarcón Fernández, coach CORAOPS

[simple-author-box]

Close Menu

Reserva tu plaza

    Información básica de protección de datos

    Responsable del tratamiento: ICE COACHING SL- CIF B85238756. Finalidad de los tratamientos: Atender las consultas que nos pueda solicitar a través de los formularios en esta web. Enviarle comunicaciones comerciales de nuestros productos y/o servicios o de otros análogos de nuestros colaboradores. Periodo de conservación: Siempre que continúe existiendo interés en mantener las relaciones por ambas partes. Legitimación: Consentimiento del interesado. Interés legítimo. Destinatarios: No se realizan cesiones de datos, salvo obligación legal. Derechos de los interesados: Retirar el consentimiento, acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se informa en la información adicional.