Presencia consciente; vivir el ahora sin anclarse en el pasado ni temer al futuro

Presencia consciente; vivir el ahora sin anclarse en el pasado ni temer al futuro
03/12/2019 CORAOPS

Vivir el ahora cuesta. Sí, es una afirmación porque realmente en nuestro día a día tenemos la mente puesta en el pasado o en el futuro, pero poco nos paramos a pensar en el instante en el que, por ejemplo, estás leyendo este post.

Vamos por la calle y en lugar de fijarnos en nuestro alrededor, en el ruido de los coches, en la forma de los edificios, en los movimientos de las personas, pensamos en mil problemas que hemos dejado en el trabajo.

Presencia consciente; vivir el ahora sin anclarse en el pasado ni temer al futuro

Pero no solo eso. También taladra nuestro pensamiento la idea de qué va a ser de nosotros cuando el curso acabe, o qué haremos cuando un proyecto que estamos desarrollando finalice.

El pasado no es más que un anterior “ahora” que ya ha pasado y el futuro es un “ahora” que está por llegar. Pero no somos capaces de vivir y disfrutar el momento en que algo sucede. Es decir, el “ahora” presente.

¿Qué me pasa si vivo en un pasado y futuro constante?

Me pierdo todo lo que ha pasado en el día. No me he parado a relacionarme con mi entorno siendo consciente, ni he reparado en escuchar mi interior.

Constantemente estamos bombardeados por ruidos que evitan que nos sentemos a preguntarnos “¿cómo estás ahora?”.

Debo tomar consciencia de qué es aquello que me está limitando esa felicidad

Presencia consciente; vivir el ahora sin anclarse en el pasado ni temer al futuro

Vivir sumido en la prisa hace que sintamos que todos los días son iguales. Añoramos una felicidad que creemos que no podemos conseguir. Nos comparamos con las vidas de otros que vemos por redes sociales y les otorgamos la etiqueta de personas felices.

¿Por qué no soy así? Porque debo tomar consciencia de qué es aquello que me está limitando esa felicidad. Debo conversar conmigo. El autoconocimiento es fundamental en este proceso que pasa por pararse a pensar en el “ahora” presente.

Beneficios del ahora presente

Muchas veces hemos preguntado “¿ese edificio estaba ahí?”. A lo que te han respondido un “sí, de toda la vida”. Y es que probablemente la respuesta sea cierta, pero no nos hemos percatado de la presencia de esa construcción hasta ahora, a pesar de hacer todos los día el mismo recorrido, porque nunca hemos pasado teniendo presencia consciente.

Concentrarse en el ahora aumenta la concentración en las tareas que nos ocupan y además permite relajarnos en la idea del factor tiempo que solo nos conduce a estados de ansiedad y angustia.

Vivir el presente nos permite ser conscientes de las pequeñas cosas que antes pasaban inadvertidas.

Y, por supuesto, liberar la mente de esta forma nos conduce a dejarnos llevar por los impulsos, más que por la razón.

¿Cómo empezar a tener consciencia del presente?

Ante todo debemos darnos cuenta de que posicionarnos en el pasado y en el futuro poco nos hace avanzar. Es cierto que cada vez hay más concienciación sobre la necesidad de vivir el aquí y ahora. Actividades como el yoga, la meditación o el mindfullness suena con asiduidad en las conversaciones.

Por supuesto que todo suma, pero si eso que ganamos en estas sesiones, no lo llevamos a la práctica diaria, avanzamos poco.

Así que, plantéate dejar de lado la multitarea. No sometas a tu cerebro a distintas actividades a la vez. Solo conseguirás generar estrés.

Presencia consciente; vivir el ahora sin anclarse en el pasado ni temer al futuro

Desconecta de los ruidos que nos proporcionan las redes sociales y las nuevas tecnologías y párate a reflexionar sobre tu día a día para tomar consciencia del aquí y ahora.

De esta forma, nos damos cuenta de la importancia de vivir el presente. A fin de cuentas el pasado lo tenemos ahí para enmendar errores, pero no para tenerlo presente siempre. Por su parte el futuro ya llegará, así que nuestra preocupación tiene que estar centrada en el ahora presente, para así, poder alcanzar la felicidad.