Sentir, pensar y hacer de forma diferente - Desarrollamos organizaciones y personas

ico coaching noDesde el primer momento, construimos la confianza de nuestro coachees hacia nosotros, combinando empatía, humildad y autenticidad. Permíteme que te invite a imaginar, como coach que eres.

A imaginar una esfera, una esfera formada por tres colores. Los que tú quieras, tú decides. Tú decides el peso que le das a cada color, de tal forma que la esfera esté completa, equilibrada. Ha de ser ligera, de movimientos suaves y predecibles. Ten en cuenta que va a girar a nuestro alrededor, y nos va a acercar a nuestro coachee, bailando con nosotros, flotando entre nosotros.

Tres colores, tres distinciones que se entrelazan, una y otra vez, se refuerzan entre sí y son creadoras imprescindibles de contexto.

En la esfera reposa la confianza que generamos, que tejemos con los colores que damos a la empatía, a la humildad y a la autenticidad. Nuestra esfera de tres colores será percibida por nuestro coachee como una emoción; de nosotros depende cómo la perciba, cómo la sienta y cómo nos deje llevar a cabo ese primer acercamiento a su persona. Va a sentir la esfera, lo más seguro, con otra forma, con otros colores y tamaños diferentes alos que has imaginado al comenzar a leer esto… eso sí, seguro que la va a sentir.

Nos acercamos, dando ese primer paso, desde la humildad de saber que no tenemos, ni pretenderemos, tener respuestas y, además, conocedores de nuestras propias limitaciones. Desde la sinceridad… la misma sinceridad que nos hace mostrarnos auténticos, que nos lleva a aceptarnos y a aceptar al coachee sin juzgarlo, que nos acerca a él. Y nos acerca a él, y a su realidad, libres de juicios, reconociendo su capacidad para alcanzar los objetivos que se proponga. Y reconociendo que tiene todos los recursos para lograrlo, que es un ser completo.

Construimos nuestra esfera de confianza para nuestro coachee, entretejiendo sinceridad, aceptación del otro, respeto, reconocimiento de que está completo, siendo nosotros mismos… Y así lo percibirá inicialmente. Luego, esa emoción inicial se establecerá entre ambos como una actitud, como un vínculo que ha de permanecer en el tiempo. Y al que tenemos que mimar para que perdure.

Nuestra esfera de confianza será transformada por el coachee, quién sabe en qué forma y en qué colores, incluso variará de tamaño y de espacio durante las siguientes sesiones. De nosotros depende que se transforme, desde esa primera emoción, en un vínculo basado en la confianza que, sobre nuestra competencia y credibilidad, el coachee nos otorga.

La confianza del coachee, en nosotros y en sí mismo, será el gran motor que mueva sus acciones, aquellas que elija libremente desde su realidad y el objetivo por él definido. Confiará en nosotros, en nuestra ausencia de juicios y en nuestra humildad para difuminarnos, para no intervenir o influir en la creación de su realidad. Si interviniéramos, con nuestro lenguaje, esa nueva realidad ya no sería creada como “su” realidad de manera genuina. Llevaría el poso de nuestra intervención.


Bibliografía útil:

  • M. Gómez Checa, Artículos distinciones.
  • R. Echevarría,  Ontología del Lenguaje.

 

Ricardo Martín Coach

Artículo de Ricardo Martín Muñoz, Coach CORAOPS

Comentarios (0)

There are no comments posted here yet

Deja tus comentarios

Posting comment as a guest. Sign up or login to your account.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Share Your Location

¡Te invitamos a nuestros talleres!

  Formación en coaching ejecutivo profesional Formación en coaching sistémico y de equipos Próximos eventos