Sentir, pensar y hacer de forma diferente - Desarrollamos organizaciones y personas

ico silencioResumo en este artículo las dos competencias básicas que más poderosamente han llamado mi atención en el proceso de aprendizaje del Curso Superior de Coaching Ejecutivo Profesional  según la Metodología CORAOPS® y que, en consecuencia, tengo presente prioritariamente en todos mis procesos de Coaching: la Escucha y el Silencio.

En un mundo global tan diversificado como el que nos ha tocado en suerte vivir, con tan diferentes trasfondos históricos y prácticas sociales, el gran desafío es ser capaces de captar todo lo que está en juego y se transmite cuando conversamos. La Escucha se convierte en la clave de una comunicación efectiva que posibilite la soñada convivencia en armonía y la propia sobrevivencia de la humanidad.

Debemos entender y asumir que solo con hablar no somos capaces de comunicar nuestras ideas y/o intenciones, no logramos entablar una conversación. La comunicación se comienza a establecer cuando una persona habla y la otra escucha de forma eficiente. Si esta escucha no es eficiente, como dice H.Maturana, “yo hablo lo que hablo y tú escuchas lo que escuchas”. El desafío es conseguir transmitir mis ideas e intenciones y que tu escucha eficiente te permita entender éstas, así como las inquietudes subyacentes que no te he transmitido verbalmente, pero que están implícitas en el proceso de comunicación si sabes “escuchar” el lenguaje de mi cuerpo y mis emociones.

Rafael Echevarría define, en síntesis, “escuchar como oír + interpretar”. Oír toda la información verbal que me transmite tu voz (palabras, frases, mensajes). Interpretar lo que me dices y lo que no me dices, tus silencios y el lenguaje de tu cuerpo, tus emociones.

Ya en el terreno del Coaching, escuchamos para conocer a la persona (Coachee), sus inquietudes, su visión e interpretación de la realidad, sus preocupaciones, sus creencias, sus prioridades, sus miedos, sus ilusiones y sus objetivos. Escuchamos desde una posición de respeto profundo e interés genuino por el mensaje que el Coachee nos está transmitiendo cuando descubre y comparte con nosotros su intimidad. Esta escucha sincera y respetuosa, sin interrupciones, es la base del establecimiento del “rapport” y la confianza entre el Coach y el Coachee.

Siendo tan importante la Escucha en el proceso de Coaching, ésta debe ser hecha de forma Eficiente, lo cual conlleva:

  • Apertura entendida como distanciamiento de nosotros mismos, aceptando la posibilidad de que existan otras formas particulares de ser y de interpretar la realidad diferentes de la nuestra.
  • Aceptación de la validez del otro como ser humano completo con el que podemos compartir más o menos aspectos personales y valores. Esto se transforma en el respeto profundo y sincero hacia el Coachee y sus opiniones que, como decíamos antes, sienta la base del “rapport” y la confianza y le empodera.
  • Estado emocional que nos hace, a cada uno, ver el mundo y el futuro de forma diferente; “tiñe” nuestra percepción de la realidad. Un estado emocional inadecuado, entendiendo por tal aquel en que una preocupación nos tiene distraídos, sin permitir nuestra concentración en la conversación con el Coachee, no permite la escucha. Es importante, por tanto, que controlemos antes de la sesión nuestro propio estado emocional y, durante la misma, el estado inicial y la evolución del estado emocional del Coachee.
  • Comunicación no verbal: además de escuchar el lenguaje verbal, “escuchamos” la corporalidad y la emoción, estudiando la posición corporal, los gestos de la cara y las manos, las tonalidades y el volumen de la voz, el énfasis de las palabras, los silencios y la energía transmitida, alineando los nuestros consecuentemente, “espejando” al Coachee y posibilitando el “baile fluido” de la comunicación.
  • Preguntas poderosas abiertas, seguidas del adecuado “chequeo de entendimiento (si he entendido bien, has dicho … es así?)que permiten continuar el proceso de comunicación, ayudando al Coachee a ahondar en sus inquietudes, en su exploración interna, en la búsqueda de diferentes interpretaciones de la realidad, en la elaboración de alternativas.
  • Chequear entendimiento. Siendo el objetivo de la comunicación la transmisión de un mensaje y sus inquietudes subyacentes, es importante que, de forma regular, controlemos con el Coachee que nuestro entendimiento, hasta el momento, haya sido correcto. De nuevo, esto ayuda a reforzar el “rapport” y la confianza y a empoderar al Coachee, que se siente escuchado y entendido.

Por último, entiendo el “Silencio Proactivo” como el complemento final de la “Escucha Eficiente”. Añade dos elementos importantes al proceso; por una parte permite al Coachee un “reposo” en sus pensamientos; un seguir “rumiando” internamente sus ideas, elaborando alternativas y generando nuevas conclusiones y, por otra parte, es un reto respetuoso que se le pasa para “desafiarle” a dar “una vuelta de tuerca más” a sus pensamientos, un desafío para ir aún más allá en sus exploraciones internas.

En conclusión, el uso combinado de la Escucha Efectiva y el Silencio Proactivo, permiten extraer el máximo de información en las conversaciones con el Coachee, contribuyendo a la vez a generar el “rapport” y la confianza adecuados, empoderando al Coachee y posibilitando el “baile” fluido de la comunicación.

Me encanta el “diálogo visual” C&C que se establece con el silencio extendido … ¿porqué sigues callado? …¿qué esperas de mí? … ¿me falta algo? … déjame que me de una segunda vuelta por ahí dentro y luego te cuento … ¡GENIAL!

 

testimonio JoseManuelRodera 
Artículo de José Manuel Rodera, Coach Certificado CORAOPS



















Comentarios (0)

There are no comments posted here yet

Deja tus comentarios

Posting comment as a guest. Sign up or login to your account.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Share Your Location

¡Te invitamos a nuestros talleres!

  Formación en coaching ejecutivo profesional Formación en coaching sistémico y de equipos Próximos eventos