Sentir, pensar y hacer de forma diferente - Desarrollamos organizaciones y personas

91 501 51 50

 

ico graciasHay palabras cómo gracias y lo siento, capaces de motivar las organizaciones, así como harían otras iniciativas más complejas.

Demasiado a menudo se culpabiliza a la dichosa sociedad de lo que pasa, olvidando la normas elementales que nos dieron nuestros padres, la escuela, etc, en la educación básica. Palabras como gracias y lo siento son las grandes olvidadas en el mundo de los negocios, donde se asume que cualquier acción pueda tener un precio material.

El gracias

La interpretación del gracias en las grandes empresas, por un esfuerzo realizado y un objetivo cumplido, habitualmente se resuelve en retribuciones de carácter material o en especie, como puede ser un incentivo económico, un ascenso con un incremento salarial, un viaje, un coche etc. También puede haber un reconocimiento sin beneficio económico en el cuál el jefe, por ejemplo, felicita públicamente a un trabajador por el buen trabajo realizado. Todas esta retribuciones tienen consecuencias en la motivación individual y en el desempeño sucesivo.

En un contexto económico de crisis, ahí donde los resultados esperados tardan en llegar, resulta más complicado poder ofrecer una compensación económica (o en especie) a la alza o variable. Por eso resulta todavía más importante poner énfasis en el reconocimiento sin beneficio económico. A veces, sencillamente un gracias es capaz de mover al individuo y al grupo (y todavía más si va acompañado por una sonrisa, no olvidemos que las palabras tienen que ir acompañadas por el lenguaje corporal y emocional). 

Un gracias auténtico genera contexto, motiva e induce a las acciones, ya que la persona o el equipo sienten que su trabajo ha sido reconocido, considerando y valorado. Y eso les empodera, les empuja a ir más allá, a conseguir mejores resultados. Si un individuo se siente reconocido con un gracias, este mismo a su vez dará las gracias a otros miembros del mismo o de otros equipos, activando un circulo positivo dentro de la organización. Los agradecimientos honestos y sinceros nunca sobran.

Un poco distinto es el tema del "lo siento".

 

El lo siento

La expresión lo siento expresa una situación en la cual se genera contexto, se rebaja la tensión entre las partes y se permite la acción. La admisión de culpa es un acto de valentía en el cual una de las partes reconoce el error y admite haberse equivocado. La otra parte tiene la libertad de aceptar o no.

En el contexto de las empresas, un jefe capaz de disculparse por un error cometido, adquiere más confianza y valor hacia su equipo, ya que reconocer los errores le hace más humano, humilde, accesible y cercano. Esto genera un contexto de confianza del que se beneficia y alimenta todo el equipo. Si lo hace el jefe, cualquier miembro sentirá que puede seguir este ejemplo. Esto preserva y alimenta las relaciones entre los miembros del sistema.

La capacidad de admitir errores es un talento imprescindible de un buen jefe, aunque no hay que abusar: a pesar de que el arrepentimiento pueda ser auténtico, repetir lo siento en continuación hace perder la confianza en el líder y en su trabajo.

El gracias o el lo siento de uno de los interlocutores condiciona o motiva a que el resto del grupo se comporte igual, todavía más si estas palabras son pronunciadas por la autoridad del jefe, generando una relación beneficiosa y absolutamente imprescindible en el mundo de los negociosos, así como en cualquier otro tipo de sociedad.

 

Curso Gestor Coach

Ilaria Massa Coach

 

Artículo de Ilaria Massa, Coach certificada en CORAOPS

Comentarios (0)

There are no comments posted here yet

Deja tus comentarios

Posting comment as a guest. Sign up or login to your account.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Share Your Location

Apúntante a nuestra newsletter

* Dato obligatorio
 

   

¡Te invitamos a nuestros talleres!

  Formación en coaching ejecutivo profesional Formación en coaching sistémico y de equipos Próximos eventos