Sentir, pensar y hacer de forma diferente - Desarrollamos organizaciones y personas

ico eduemocion El pasado 5 de mayo asistimos al I encuentro nacional de Educación Emocional en centros educativos, organizado por el Grupo Zola, en el Palacio de Cibeles (Madrid) donde se trató la importancia de la educación emocional en las aulas.

El evento contó con la participación de Rafael Bisquerra, Begoña Ibarrola, Carmen García de Leániz, expertos en Inteligencia Emocional, y Pilar Quijada, periodista y psicóloga, y se dirigía a profesionales del sector educativo, interesados en conocer la importancia de la educación emocional en los colegios.

Rafael Bisquerra explicó durante la jornada que se ha observado "que las competencias emocionales son, probablemente, de las competencias más difíciles de adquirir. Un alumno normal, durante el trimestre que le corresponde, puede aprender a resolver ecuaciones de segundo grado, distinguir las subordinadas adversativas, conocer los movimientos sociales del siglo XIX, etc, pero lo que no va a aprender en un trimestre es a regular totalmente sus emociones. Esto requiere una insistencia a lo largo de toda la vida”. Por ello “se necesita formación, tanto de las familias como del profesorado", ya que adquirir competencias emocionales favorece las relaciones sociales e interpersonales, facilita resolución positiva de conflictos, favorece la salud física y mental, y además contribuye a mejorar el rendimiento académico.

La pregunta no es si es necesario trabajar la educación emocional, si no cómo hacerlo para que sea más eficiente

La educación emocional es clave en los colegios porque da respuesta a necesidades que no están suficientemente atendidas en las áreas académicas ordinarias, áreas que tienen que ver con la prevalencia de ansiedad, estrés, depresión, suicidios, consumo de drogas, conflictos, violencia, etc, y que se podría prevenir mediante el desarrollo de competencias emocionales. Pero más allá de todo esto, la educación emocional es un potente recurso para la construcción del bienestar personal y social. "Una persona competente emocionalmente es capaz de tomar conciencia de las propias emociones, para regularlas de forma apropiada, lo que significa prevención de conflictos o solución positiva de los mismos" -añade Bisquerra-.

Carmen García de Leániz, responsable del programa de Inteligencia Emocional en los Colegios Zola, proporcionó algunas claves para la implantación de la inteligencia emocional en las aulas:

  • En primer lugar asegura que es imprescindible la concienciación del personal del centro educativo, así como su formación continua.
  • También ha recomendado que cada centro debe disponer de un programa de educación emocional, que introduzca rutinas y protocolos emocionalmente inteligentes en el día a día escolar porque, según la experta, ya que desarrollar la inteligencia emocional del alumnado es un proceso de aprendizaje continuo que lleva tiempo. Es recomendable que se usen técnicas activas (aprender haciendo), aplicando situaciones de la vida real, como escenas en el patio, en casa o en el comedor. Los cuentos, como indicó Begoña Ibarrola, ayudan a entrenar la conciencia emocional, también, ya que permiten vivir las experiencias a través de los otros.
  • Por último, es importante evaluar el programa, y analizar los resultados, para ver qué puntos fuertes y áreas de mejora tiene.

Los asistentes a la jornada se llevaron en claro que la pregunta no es si es necesario trabajar la Inteligencia Emocional en las aulas, si no cómo hacerlo, para que sea más eficiente. 

 

Collage Eduemocion

Más información del proyecto

Comentarios (0)

There are no comments posted here yet

Deja tus comentarios

Posting comment as a guest. Sign up or login to your account.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Share Your Location

¡Te invitamos a nuestros talleres!

  Formación en coaching ejecutivo profesional Formación en coaching sistémico y de equipos Próximos eventos